Zimbabwe: Rutas a la Carta

Si necesitas algo diferente o especial, si tienes un sueño, nosotros te ayudamos a hacerlo realidad. Zimbabwe ofrece al viajero dicha posibilidad y no nos podemos permitir el lujo de desaprovecharla.

  • Podemos crear tus rutas con un centro de interés personal (fauna, tribus, etnias, ciudad, parques, birding, trekking, aventura,…). Dicho centro de interés puede ser transversal durante toda la ruta o temporal en el momento que desees.
  • Los lugares a visitar los decides tú.
  • Puedes escoger la categoria del alojamiento
  • ¿Quieres que el transporte sea exclusivo y privado?
  • ¿De cuántos días dispones?
  • ¿Necesitas una presentación previa al viaje?
  • Guías locales con el idioma que prefieras
  • ¿Qué tipo de pensión deseas? (sólo desayuno, media pensión o pensión completa)
  • ¿Quieres que alguien te acompañe desde tu ciudad de origen?
  • ¿Algún extra o detalle especial?

¿Prefieres viajes programados?

>

¿Por qué nosotros?

>

Planificamos tu viaje perfecto

 

SUGERENCIAS

Zimbabwe ofrece distintos tipos de vegetación dependiendo de la zona que se visite. En los alrededores de los ríos y los lagos abunda la selva tropical húmeda, mientras que en las mesetas centrales se puede disfrutar de la sabana arbórea-herbácea, en la que hay gran cantidad de fauna, para pasar a los paisajes más áridos en las regiones montañosas del este del país.
La fauna está repartida en varios parques y reservas naturales en los que se pueden contemplar especies típicamente africanas como leones, elefantes, cebras, jirafas, búfalos, rinocerontes, hipopótamos, antílopes, cocodrilos, etc. Destacan sobre todo las cebellinas, una especie extraña de antílope que es difícil encontrar en otros parajes, así como también los impresionantes rinocerontes blancos, que resultan espectaculares.
Zimbabwe cuenta con una deliciosa gastronomía, caracterizada por tener platos de preparación sencilla, pero no por ello resultan menos sabrosos. Esto es posible gracias a la inmejorable calidad de los ingredientes que se utilizan.
La carne de vaca, oveja, pollo cabra o cerdo, es un elemento indispensable en la dieta de la población de Zimbabwe. Se sirve en guisos con verduras y cereales o simplemente a la plancha o frita. El pescado es el otro plato esencial en la gastronomía de este país. Las piezas de agua dulce de ríos y lagos, se sirven normalmente a la parrilla, aunque también se puede encontrar en salsa o acompañado de verduras, arroz o maíz.
Como postre, se pueden tomar frutas frescas como melocotones, manzanas, peras, deliciosos higos o dulces preparados con frutas que ponen el punto final a una comida sencilla, pero deliciosa.
En Zimbabwe encontrará tanto las principales bebidas internacionales como las de carácter local. Le aconsejamos que solo beba agua embotellada.
El arte en Zimbabwe cuenta con numerosas joyas artísticas de interés. Hay un amplio abanico de muestras tanto arquitectónicas como pictóricas, escultóricas y de arte tradicional.
En arquitectura destacan dos tipos de conjuntos claramente diferenciados. Por un lado, las construcciones del antiguo Reino de Monomotapa, donde destaca el templo de forma elíptica decorado con motivos fálicos y anillos irregulares y la Acrópolis, fortaleza que guardaba al templo. Por otro lado, restos de construcciones antiguas de distintas etnias, como las ruinas de Khami y Dhlo Dhlo y el arte parietal de los bosquimanos, que ya no habitan el país, y que se pueden admirar en los llamados Matopos.
Como muestras pictóricas destacan las que se pueden contemplar en la Galería Nacional de Harare, la capital del país.
Las estatuillas y máscaras realizadas en maderas nobles por los Shona y Matabelés resultan muy atractivas, como también los reposa-cabezas bellamente decorados por los Shona.
Otros ejemplos culturales fascinantes son las narraciones que van pasando de generación en generación de padres a hijos, y que cuentan los principales avatares de las etnias. Se distinguen, además, las danzas y ritmos tradicionales, que son espectaculares.
La mezcla de culturas y razas ha conseguido desarrollarse en Zimbabwe en la más perfecta armonía desde que se alcanzó la independencia. Las diferencias son respetadas como en ningún otro país de África.
La población de Zimbabwe se encuentra claramente diferenciada en dos grupos: los blancos, que habitan las regiones altas orientales y las ciudades, y los grupos étnicos negros. Estos últimos pertenecen a dos etnias principales, aunque existen otros grupos bantúes diseminados por todo el país: los Shona, establecidos en el noreste y el este del territorio, y los Ndebele, que viven en el centro, en la zona sur, en el oeste y sobre todo, en la ciudad de Bulawayo.
Los Shona son un pueblo de origen milenario, que contaba ya con una civilización bastante avanzada antes de que llegaran los europeos. Se dedicaban a la fundición del hierro, oro y cobre, y fueron los que dieron nombre a una escuela de escultura que goza de gran reputación en el mundo. Su habilidad en la talla de madera es muy apreciada. La mayoría se dedica a la agricultura y la ganadería. Los Shona viven en kraals, aldeas dispersadas por el territorio, cuyas construcciones características son chozas que se agrupan haciendo un círculo dejando en su centro un corral. La organización política es muy parecida a la de los bantús, en la que hay varios estados pequeños, regidos por un jefe, que a su vez representa a un dios.
Los Ndebele, conocidos por sus habilidades militares en la época anterior a la colonización, hablan la lengua nguni. Habitan en el suroeste y en la ciudad de Bulawayo. En esta etnia se incluye también a los zulúes emigrados a Natal a principios del siglo XIX. El siglo pasado los ndebele fundaron su propio estado en territorio shona. Son sedentarios en general, y se dedican al pastoreo.
La esperanza de vida de estos pueblos ronda los 60 años y la alfabetización de los adultos alcanza al 70% de la población.
En cuanto a religión, un 42% son cristianos, y un 22% tienen creencias tribales
Zimbabwe ofrece una gran variedad de entretenimientos, sobre todo para los amantes de la naturaleza.
Los ríos del país son excelentes para practicar piragüismo, rafting en descensos vertiginosos o simplemente dar un paseo en bote que también puede disfrutarse en los lagos rodeados de parajes naturales de gran belleza mientras se practica la pesca.
En sus Parques Nacionales se pueden contemplar una gran variedad de animales como elefantes, hipopótamos, búfalos, leones, panteras, cocodrilos y antílopes de diversas especies, entre las que destacan las cebellinas, difíciles de encontrar en otros parajes africanos. También se pueden admirar rinocerontes blancos, oribis y nyalas. Zimbabwe es un verdadero paraíso ornitológico en donde se pueden ver numerosas especies de aves.
En las montañas del país se puede practicar trekking, escalada y senderismo rodeado de una naturaleza absolutamente virgen. También se pueden visitar restos arqueológicos de gran belleza como los restos del Imperio Monomotapa y las ruinas de Khami y Dhlo Dhlo.
No menos atractivos resultan los espectáculos étnicos en los que se pueden admirar las complicadas danzas tradicionales, que acompañadas por la música rítmica hacen que los bailarines adquieran una especial concentración.
En las ciudades se puede degustar una buena comida, visitar sus museos o disfrutar con la colección de pintura de la Galería Nacional de Harare, la capital de Zimbabwe.