Viajar a Senegal

es la puerta de entrada al África más profunda. Es un país de tradiciones vivas y de gente hospitalaria. Senegal, es más que llanuras, desiertos o intrincados caminos. Es un país repleto de bellezas: rostros hermosos, antiguas ciudades coloniales, extensas playas, oasis salpicados de arbustos, palmeras y enormes ejemplares de baobab. Su vertiente oriental es sin ninguna duda la región del país más misteriosa y anclada en las auténticas tradiciones animistas africanas. La riqueza de esta región estriba sobre todo en el contacto con sus gentes. Las etnias Bassari, Peúl y Bedik aún viven escondidos en las montañas y anclados en ancestrales tradiciones.Tendremos la impresión de vivir en un mundo que dejo de existir hace mucho tiempo y que sin duda no nos dejará indiferentes.

Vive una experiencia única

Rutas Pro

Convertimos tus deseos en realidad

Rutas a la Carta