Kenia: Rutas a la Carta

Si necesitas algo diferente o especial, si tienes un sueño, nosotros te ayudamos a hacerlo realidad. Kenia ofrece al viajero dicha posibilidad y no nos podemos permitir el lujo de desaprovecharla.

  • Podemos crear tus rutas con un centro de interés personal (fauna, tribus, etnias, ciudad, parques, birding, trekking, aventura,…). Dicho centro de interés puede ser transversal durante toda la ruta o temporal en el momento que desees.
  • Los lugares a visitar los decides tú.
  • Puedes escoger la categoria del alojamiento
  • ¿Quieres que el transporte sea exclusivo y privado?
  • ¿De cuántos días dispones?
  • ¿Necesitas una presentación previa al viaje?
  • Guías locales con el idioma que prefieras
  • ¿Qué tipo de pensión deseas? (sólo desayuno, media pensión o pensión completa)
  • ¿Quieres que alguien te acompañe desde tu ciudad de origen?
  • ¿Algún extra o detalle especial?

¿Prefieres viajes programados?

>

¿Por qué nosotros?

>

Planificamos tu viaje perfecto

 

SUGERENCIAS

La más conocida se divide en la llamada pluriselva, la selva tropical, muy fértil; los bosques de las tierras altas que se caracterizan por la existencia de lianas colgantes y la abundancia de musgos, licopodios, helechos y grandes árboles; los manglares, curiosas formaciones de plantas próximas a los nacimientos de los ríos y a las zonas rocosas de las costas; y la zona de los matorrales y las praderas de la sabana donde abundan los árboles de hoja perenne, acacias y coníferas, la maleza baja y los arbustos.

También se pueden ver impresionantes baobabs.
Desde un punto de vista botánico, es interesante estudiar los ecosistemas existentes en las diferentes selvas que pueblan el territorio keniata. Las selvas pluviales de Kenia, que se localizan en su zona occidental, en Kakamega y Kaimosi. En estas selvas crecen árboles que alcanzan los 60 metros de altura.
También hay que destacar la selva seca de Arabuko-Sokoke (en la costa) en la que los árboles no superan los 20 metros de altura.
Otro hábitat que encontramos es la selva pantanosa, en la que las plantas sumergen sus raíces en el agua. Aquí crecen las palmeras Raphia y Phoenix reclinata.
Las selvas de montaña se desarrollan entre los 1.200 y los 1.300 metros de altitud sobre el nivel del mar. Este tipo de selva se localiza en los alrededores de Nairobi, aunque también se pueden ver selvas de montaña en las cumbres de los montes más elevados de Kenia.
A partir de los 3.000 y 3.500 metros de altitud aparecen los brezales.
A más altura, a los 5.000 metros, la vegetación predominante está representada por la presencia de lobelias, cinerarias y senecios.
Otro de los paisajes típicos de los países del África Oriental es la sabana. Aquí, según las precipitaciones y el terreno, crecen las acacias y el ébano africano. Junto a las sabanas también se pueden ver bosques y montes poblados de vegetación arbustiva

El espectáculo ofrecido por miles de ñus y cebras en las llanuras es espléndido. Si tiene suerte y llega a la hora en que los leones y leopardos cazadores quieren comer, la experiencia resultará sencillamente extraordinaria.

Pero hay mucho más: jirafas, majestuosos elefantes, curiosas avestruces, rinocerontes negros y algunos blancos, búfalos, jabalís verrugosos, cocodrilos del Nilo, hipopótamos rosas con sus aseadores personales, los picabueyes, ágiles gacelas Thomson, gacelas Grant, antílopes de cuello largo, impalas, babuinos, monos de Syke con sus típicos chillidos, topis, próteles, hiena manchada, hiena rayada, cafres, pequeños dik-dik, íbices, manadas de zambos, cobos, gerenuk, bongos, kudús, órix, antílopes, puku, suni, salamanquesas, racifero, eland, mambas negras, cuya picadura es mortal, ratas de trompa, cangrejos de colores, lagartos y víboras de arriete.
Las aves merecen mención aparte. La variedad es impresionante: suimangas, colibríes, pájaros secretario, canasteras migratorias de Madagascar, espátulas, picotijeras, cigüeñas picoabiertas, chorlitejos, gaviotas, garzas, pitas, palomas verdes, tragones de narina, golondrinas de mar y de rayas, bulbures verdes de Zanzíbar, cuervos índicos, picotijeras, archibebes moteados, avocetas, aguzanieves, abejarucos, alondras, buitres, oropéndolas, papamoscas, alcaudones, petirrojos, mochuelos, búhos, águilas, loros, martines pescadores, quebrantahuesos y muchos más.

Parque Nacional de los Aberdares

Situado en el centro del país, tiene una extensión de 766 kilómetros cuadrados. Cubierto de frondosa vegetación y espectaculares cascadas, es uno de los parques nacionales más grandes de Kenia.

El paisaje del parque está dominado por la cumbre de la montaña Lesatima, que se eleva a 3.999 metros sobre el nivel del mar. La flora que tapiza este bello espacio natural está representada por bosques de bambú y ericáceas y pantanos plagados de brezales.

Este parque es el hábitat de una rica y variada fauna, aunque es difícil de ver. Las especies animales más frecuentes en la zona son: búfalo, leopardo, hiena, macho cabrío, jabalí gigante, elefante, mandril, impala, rinoceronte negro, hienas y varias especies de aves.

La localidad más cercana al Parque es Nyeri.

Reserva Nacional de Buffalo Springs

Se localiza al norte de la localidad de Isiolo y se extiende sobre una superfície de 339 kilómetros cuadrados. Limita con otros impresionantes parajes naturales como son la Reserva Nacional de Samburu y la Reserva Nacional de Shaba. Dichos espacios naturales están bañados por el río Ewaso Nyiro.

Esta espectacular reserva ofrece un paisaje salpicado de bosques y verdes praderas. Uno de los mayores atractivos naturales de la Reserva es el manantial de Buffalo Springs. Si le gusta la aventura, debe tener en cuanta visitarlo, pues cuenta con cuatro zonas de acampada públicas cerca de la puerta de entrada a Gare Mara. Las especies animales que lo habitan son el búfalo, la jirafa reticulada, el león, el leopardo, el cocodrilo, el pavo de Somalia, el buitre pavo, la cebra de Burchell, el hipopótamo negro y la gacela de Grant.

Reserva Nacional de Kakamega

Ocupa una extensión de cincuenta kilómetros cuadrados y es conocida por acoger una interesante avifauna. Este hermoso espacio natural está habilitado con senderos señalizados para caminar y conocer la fauna y la flora autóctona. Existe la posibilidad de contratar los servicios de un guía especializado (y armado) para pasear por la noche por la Reserva y descubrir sus secretos.

Reserva Nacional del Lago Bogoria

Está formada por un lago de agua salada y manantiales de agua caliente. En este lugar se pueden ver géiseres. La Reserva Nacional del Lago Bogoria es el hábitat de una rica y variada avifauna. También merece la pena visitar el lago por su belleza paisajística. En los alrededores del lago, cerca de las fuentes termales, hay una zona equipada con merenderos.

Parque Nacional del Lago Nakuru

Se creó en el año 1961 y es mundialmente conocido por albergar a miles de flamencos que conviven con pelícanos, marabúes, halcones secretarios y otras aves. Otra de las riquezas del parque es el bosque de euforbios que rodea el lago y que está considerado el más grande del país. La mejor manera de recorrer el parque es en coche, ya que ocupa una extensión aproximada de 200 kilómetros cuadrados, cubiertos de sabanas, pantanos y bosques de euforbiáceas. Aquí se pueden admirar hermosos ejemplares de acacias, un árbol perteneciente a la familia de las mimosas y que es considerada un símbolo de inmortalidad por los africanos.

En estos lugares habitan búfalos, leopardos, rinocerontes, cabras de agua, jirafas e hipopótamos negros. Una de las mejores panorámicas del lago se obtiene desde el volcán Menengai, que se alza a 2.278 metros de altitud, aunque no podrá visitar su cráter, pues está cubierto de matorrales y es inaccesible. Veinte kilómetros al norte del volcán se puede visitar una granja de serpientes. Otro de los espacios naturales que merece la pena visitar y se encuentra al oeste del Lago Nakuru es el Valle del Gran Rift.

Reserva Nacional de Masai Mara

Con una extensión de 1.792 kilómetros cuadrados de los cuales aproximadamente unos quinientos están protegidos bajo la figura de Parque Nacional, fue creada en el año 1961 y está formada principalmente por sabanas arbustivas, enmarcadas por suaves colinas surcadas por cursos de agua que desembocan en el Lago Victoria-Nyanza.

El río principal que atraviesa este bello paraje natural es el Mara, en cuyas orillas descansan ñus, cebras y gacelas en la primavera. La Reserva se localiza al oeste de Nairobi, desde donde se puede tomar un avión o partir en coche hasta el espacio protegido.

En realidad este parque es una prolongación de las llanuras del Serengeti en Tanzania y únicamente cambia su nombre por las fronteras políticas. Todavía hoy en día es considerada como Reserva y no Parque Nacional porque en sus límites se localizan numerosos poblados de la tribu Masai.

En los meses de julio y octubre el parque recibe una gran migración de herbívoros, principalmente de ñus. La belleza paisajísitica que ofrece Masai Mara es uno de sus mayores atractivos, aunque también hay que mencionar la rica y variada fauna que se puede contemplar en su hábitat natural. En este hermoso paraje se pueden ver búfalos, impalas, alcelafos, cebras, gacelas, topis y la población de depredadores más grande de toda Kenia compuesta por, leones, guepardos, hienas, chacales, perros salvajes y leopardos. También se encuentran en esta zona rinocerontes, elefantes, hipopótamos, jirafas, cocodrilos y un gran número de anfibios, reptiles y aves.

El mejor observatorio de la fauna de la Reserva se localiza junto al río, en Mara Triangle. También merece la pena ver el pantano de Musiara, donde leones y guepardos se concentran en busca de sus presas.

Parque Nacional de Meru

Se extiende sobre una superficie aproximada de 870 kilómetros cuadrados al noroeste del monte Kenya. Fue creado en el año 1950 y está constituido por ecosistemas de sabanas arbustivas y zonas cubiertas de bosques de palmeras dum y ribereñas.

El centro de información y recepción de visitantes del Parque se encuentra diez kilómetros de distancia al sureste del Albergue Meru Mulika. El Parque Nacional alberga una rica fauna en la que destaca la presencia de guepardos, leopardos, jirafas, gacelas, rinocerontes, búfalos, cebras de Burchell, hipopótamos, elefantes y cebras de Grèvy.

Parque Nacional del Monte Elgon

Ocupa una superficie de 169 kilómetros cuadrados. La localidad más cercana es Kitale. Se localiza en la frontera de Kenya con Uganda y está formado por un bosque de montaña y otro de bambú. La fauna más característica del parque es el grupo de las aves, pero también se pueden ver búfalos, cabras de agua, gazapos, guereza y elefantes.

Parque Nacional del Monte Kenia

Es el espacio natural donde se encuentran los dos montes más altos del país, el Batian con 5.199 metros de altura y el Monte Kenia con 3.048 metros, lugar sagrado para los kikuyus. Se pueden contemplar elefantes, rinocerontes, búfalos, duiqeros, jabalí gigante de la selva, hienas manchadas, leopardos, sunis, bongos, monos colobos, leones, alces africanos, topos gigantes y 150 especies de aves entre las que destacan el águila coronada, el búho real de Mackinder, ibis verdes, pájaros del sol malaquita y zorzales.

Parque Nacional de Nairobi

Fue creado en el año 1946 para proteger una llanura, conocida como el corredor de kitengela, por la que pasaban los animales durante la época de las migraciones.

Dicho Parque se encuentra entre la ciudad de Nairobi (de la que dista 13 kilómetros) y el río Hathi y ocupa una extensión de 114 kilómetros cuadrados, aunque su territorio está cada día más condicionado al crecimiento de la capital keniata.

El parque es un verdadero paraíso de la fauna, en el que los animales se desplazan a su antojo, ya que al no estar vallado tienen plena libertad de entrar y salir por el corredor de Kitengela. Ésta libertad de movimiento permite, así mismo, contemplar a las diferentes especies animales en su hábitat natural, según la estación del año en la que se visite. Normalmente se pueden ver leones, rinocerontes, leopardos, búfalos, cebras de Burchell, cerdo verrugoso, antílope coke, dik-dik de Kirk, antílope elen, serval, macaco verde, babuinos, etc. Junto a la entrada principal del parque se puede visitar un pequeño zoológico con animales huérfanos y enfermos.

La oficina Central se encuentra junto a la carretera de Langata, al lado de la puerta principal.

Parque Nacional del Pantano De Saiwa

El espacio protegido del Pantano de Saiwa ocupa una extensión de 200 kilómetros cuadrados al noroeste de Kitale. En sus reducidos límites territoriales viven entre otras especies animales, el antílope de pantano y el Macaco de Brazza. Para llegar hasta allí se puede tomar el desvío de la carretera de Kapenguria. Si desea hacer buenas fotografías, se recomienda esperar a la última hora de la tarde, en la que se pueden contemplar a los antílopes sitatunga.

Reserva Nacional de Samburu

Ocupa una extensión de 225 kilómetros cuadrados, en la que puede contemplar terrenos de matorral seco, praderas y bosques, donde los elefantes y búfalos conviven con los rinocerontes, gacelas, jirafas, leones, guepardos y buitres pavo.

Los miembros de la tribu nilótico de Samburu siguen llevando trajes tradicionales. Los hombres visten con tejidos rojos y las mujeres realizan diseños originales en sus trajes y collares de cuentas.

Reserva Nacional de Shaba

Es una zona protegida que limita con las Reservas de Samburu y Buffalo Springs. Ocupa 239 kilómetros cuadrados en los que se distribuyen bosques, praderas y parajes de matorral seco. Esta reserva es el hábitat de una rica y variada fauna en la que hay que destacar la presencia de jirafas, leones, buitres pavo, gacelas y rinocerontes.

Parque Nacional de Amboseli

Es uno de los más antiguos de África y se extiende sobre una superfície de 3.200 kilómetros cuadrados, a 1.300 metros de altitud. Desde este bello espacio natural se puede contemplar la cara norte del Klimanjaro, la cumbre más majestuosa del continente africano.

El Klimanjaro se alza entre Kenia y Tanzania a 5.895 metros de altitud. En el interior del Parque se han instalado varios agradables alojamientos y un camping gestionado por los masai. En las sabanas, pantanos, llanuras y praderas que configuran el paisaje de Amboseli habita una diversa y abundante fauna: cebra de Burchell, gacela de Grant, gacela de Thomson, beira, kudú, chacal mantilla, impala, chacal dorado, perro cuchara, rinoceronte, hipopótamo negro, elefante, ñus y antílopes.

En las sabanas crecen las acacias y los matorrales espinosos y los pantanos son el hábitat de una rica avifauna. Aquí los amantes de las aves disfrutarán enormemente, pues se pueden llegar a ver más de 450 especies diferentes de aves, sobre todo en los pantanos de Longolong, Conca, Enkongo, Narok y en los bosques de acacias que se extienden hasta las laderas del monte Klimanjaro.

La entrada oficial del Parque se localiza al lado del Lago Amboseli, una superficie salobre que tiene poco parecido con una laguna natural. En esta zona es muy común la aparición de espejismos y trombas de arena durante la estación más seca del año. A este parque natural se puede acceder desde Nairobi por carretera o bien en avión. La mejor época para visitar el parque es de mayo a octubre, época en la que hay mayor concentración de animales.

Reserva Nacional De Las Colinas De Shimba

Se extiende aproximadamente unos 100 kilómetros cuadrados al suroeste de Mombasa. La Reserva está constituida por montes de sabana y terrenos costeros cubiertos de frondosos bosques. Es el hábitat principal del antílope negro, el búfalo, el elefante y el león. También alberga una rica avifauna, entre la que destaca el pájaro trompeta, el turaco pescador y el buitre nuez de palmera. La localidad más cercana al parque es Kwale.

Parque Nacional de Gedi

A 16 kilómetros de Malindi se encuentra un antiguo poblado swahili, el Parque Nacional de Gedi. Rodeado de selva, que lo ocultó durante mucho tiempo, este asentamiento que pudo tener 3.000 habitantes en su época, tiene un influjo siniestro. Se conservan 14 casas de un piso con asombrosos cuartos de baño, siete mezquitas con lugares separados para hombres y mujeres, un palacio y un pequeño museo. La visita suele estar amenizada por bailes tribales acompañados de tambores.

Parque Nacional De Tsavo Y Parque Nacional De Chyulu Hills

Es uno de los mayores parques africanos. Ocupa una extensión de 20.808 kilómetros cuadrados y se localiza al sureste del país.

Comprende las zonas protegidas de las South Kitui, de las Colinas de Chyulu y del Tsavo Oeste. Lo más destacado de estos espacios protegidos son sus peculiares paisajes, caracterizados por la presencia de tierras rojas e impenetrables bosques de matorrales.

Los parques y parajes naturales de esta maravilla natural albergan una interesante fauna que hasta hace poco ha sido muy castigada por los cazadores furtivos.

El Parque Nacional de Tsavo Este es una llanura árida y ocupa una extensión de 9.065 kilómetros cuadrados, mientras que el de Tsavo Oeste es más fértil y se extiende sobre una superfície de 11.973 kilómetros cuadrados. Dichos parques están divididos por una carretera que conecta Mombasa y Nairobi. Ambos están habitados por elefantes, antílopes y búfalos, principalmente.

En los manantiales de Mzina Springs, situados en el Parque de Tsavo Oeste, Es un observatorio subacuático en el que se ha instalado una piscina con paredes de vidrio desde la cual se pueden contemplar a los hipopótamos del Parque nadar. En las aguas de los manantiales también vive una importante colonia de cocodrilos y al igual que con los hipopótamos, se les puede contemplar mientras nadan.

El Parque Tsavo Oeste está plagado de bosques de baobabs, sabanas y acacias. Algunas de las maravillas de la naturaleza que merece la pena contemplar en esta zona son las rocas de Mundanda, en el río Mbololo y las cascadas de Lugard Falls, en el río Galana.

Un dato anecdótico sobre este Parque tiene como protagonista al aventurero Denys Finch-Hatton quien se estrelló con su avioneta en este territorio una mañana de mayo en el año 1931. Cerca del lugar de accidente se erige un campamento con el nombre del enigmático organizador de safaris que también pasó a los anales de la historia por ser el amante de la célebre escritora Karen Blixen y un magnífico cazador.

Refugio Nacional De Maralal

Se localiza cerca de la localidad de Maralal. Este lugar es el hábitat de una rica fauna, entre la que se incluyen ejemplares de búfalos, cebras de Grèvy y Burchell, leopardos e impalas.

Reserva Nacional De Marsabit

Situada cerca de la población de Marsabit, ocupa una extensión de 553 kilómetros cuadrados, cubiertos de matorrales y bosques húmedos. La montaña de Marsabit es el refugio de una interesante fauna, formada por gacelas jirafa, kudús grande, saltarrocas, búfalos, jirafas, leones y leopardos.

Parque Nacional Sibiloi

En los 1.554 kilómetros cuadrados de extensión que ocupa vive una rica y variada fauna en la que destaca el grupo de los cocodrilos. Este parque fue precisamente creado para proteger a dicha especie.

Las primeras muestras de creación artística halladas en Kenia fueron unas pinturas rupestres de la isla de Buvo y del lago Victoria que se remontan a 5.000 años a.C. Pero hay que decir que África Oriental es una tierra pobre en obras artísticas, aunque sí está muy desarrollado el arte popular, especialmente en la realización de objetos de uso cotidiano.
Así pues, en su visita observará peines, calabazas, pipas de barro y cestos bellamente decorados. Además, en todo el país se le da gran importancia a las joyas, destacando la práctica del arte de las perlas de cristal, en el que los masai y los kamba son auténticos maestros.
En la zona de la costa es muy importante la influencia árabe, que dio paso a la cultura afro-árabe swahili, de la que encontrará las más bellas muestras en la isla de Lamu, fundamentalmente en puertas y pequeños muebles hermosamente labrados, al margen de algunas mezquitas. En el museo de esta isla también podrá hallar interesantes colecciones de etnología y muestras arqueológicas procedentes de la cercana isla de Manda.
El canto, la música y hasta el tañido de los instrumentos tiene una gran importancia para las diferentes tribus keniatas. Encontrará una rica variedad de instrumentos desde los tradicionales tambores, matracas y pinos manuales hasta artefactos de cuerda elaborados artesanalmente. Las máscaras y los bustos de madera también son muy apreciadas, así como las tallas de animales.
En lo que a las letras se refiere, podemos decir que se han conservado muchas fábulas, epopeyas, sagas y refranes populares a lo largo del tiempo (de forma oral), lo que ha fomentado una literatura moderna que ha experimentado un sensible progreso en los últimos años.

La mayoría de los keniatas son cristianos y musulmanes. También existe un buen número de hindúes y, por supuesto, los que profesan religiones tribales.
A pesar de la fuerte occidentalización de Kenia, la tribu nativa es el principal punto de referencia de cualquier nativo y la diferencia principal entre las diversas tribus estriba en la lengua y sus distintos orígenes.
Entre los pueblos de habla nilótica están los masai, tribu más significativa de Kenia. Originaria de Sudán, este pueblo valiente y orgulloso ha decidido mantenerse ajena al modo de vida occidental y aún en la actualidad, vive del pastoreo de sus rebaños de vacas en la zona sur del país.
Los masai apenas comen carne, aunque para ingerir sus vitaminas toman la sangre de sus reses, que sacan del animal perforando mínimamente una vena (para no producir su muerte). Posteriormente, la mezclan con la leche que ordeñan y baten ambos ingredientes en calabazas. Esta tribu, respetada por todos, no cultiva la tierra y no la considera como una propiedad. Aman la libertad por encima de todo. Cuenta la leyenda que si se mete a un masai en la cárcel, se muere de pena y dolor ese mismo día porque no concibe que vaya a salir dentro de ella en un periodo de tiempo.
Los luo, también de habla nilótica, proceden del valle del Nilo a su paso por Sudán. Cuando llegaron a Kenia se establecieron en la parte occidental, junto al lago Victoria. Han sabido adaptar la pesca y la agricultura a sus costumbres. Respetan profundamente sus creencias ancestrales y tienen una estructura tribal muy compleja.
Los kalefin, también procedentes de Sudán, se establecieron en las llanuras occidentales de Kenia hace unos 2.000 años.
Los turkan viven en los territorios semidesérticos del noroeste del país y proceden de Uganda. Hoy en día, apenas están influenciados por Occidente. Se caracterizan por sus peinados mantenidos con barro y por ir cubiertos con una gruesa manta a pesar de las altas temperaturas que soportan.
Dentro de los pueblos de habla bantú se hallan los kikuyus. Llegaron a este país desde el noreste de África. Son fundamentalmente ganaderos y durante mucho tiempo han sido vecinos de los masai. En la actualidad son, quizás, la tribu más numerosa de Kenia.
Los meru, estrechamente emparentados con los kikuyus, se incorporaron al ritmo de vida moderno hacia los años 70.
Los akamba, procedentes del sur de África, son ganaderos y excelentes comerciantes, mientras que los gussi, asentados en la zona montañosa al este del lago Victoria, son bastante numerosos y sienten un especial respeto por su abanya marigo (curandero) que, además de realizar las tareas propias de su rango, está capacitado para trepanar el cerebro de los miembros de su tribu para evitar molestias o dolores de importancia.

En Kenia es posible realizar una gran cantidad de actividades deportivas y de ocio, además de los clásicos safaris y de las excursiones turísticas. Sin embargo, la oferta de entretenimiento se encuentra fundamentalmente en torno a las grandes ciudades como Mombasa y Nairobi, así como en algunas zonas costeras.
Si le interesa la aventura, puede descender en barca por sus numerosos rápidos. También puede practicar puenting desde una altura de unos 60 m, disfrutando de un marco incomparable, con la naturaleza como protagonista.
Los keniatas también organizan auténticos safaris en globos aerostáticos que ofrecen un espectáculo extraordinario. El más regular es el que se realiza sobre la Masai Mara Game Reserve.
La costa de Kenia ofrece numerosos atractivos turísticos: playas paradisíacas, antiguos puertos, históricas ciudades y parajes de indescriptible belleza. El recorrido por la costa keniata incluye la visita a la ciudad portuaria de Mombasa, fascinante localidad, llena de vida, crisol de la cultura swahili, es una ciudad cosmopolita.
Para practicar el buceo es ideal la Isla de Chale y en Msambweni, donde se puede disfrutar de una playa aún no muy explotada con bellos acantilados.
Watamu y Malindi son los lugares en lo que más se practica el submarinismo con escafandra, además de las frecuentes excursiones entre corales y nubes de plancton. Watamu, además de submarinismo, ofrece una gran variedad de centros nocturnos de gran animación.
El windsurf se practica a lo largo de toda la costa, y son numerosos los lugares en los que puede alquilar tablas.
Por su parte, la escalada se reserva para los montes Kenya y Elgan, previa contratación de las cordadas, que podrá realizar tanto al pie de las montañas como en la ciudad de Nairobi.